Razón de Propuesta de Mejora con Sciac

Propuesta de Mejora al Sistema Previsional
Aumento del Patrimonio Previsional
con Vivienda Auto-Financiada
con el Propio Ahorro Previsional

Razón de la Propuesta

Los que dejan de percibir rentas del trabajo tienen dos posibles fuentes de ingresos:

1)  Las provenientes de la renta, amortización o venta del patrimonio que tengan en ahorros previsionales, en bienes raíces y en otros activos, y

2)  Las provenientes de la ayuda solidaria de la familia, de instituciones de caridad y/o del Estado.

El ideal es que estas personas obtengan ingresos de su propio patrimonio y no de ayudas; lamentablemente muchos no pueden o no logran acumular un patrimonio que les permita vivir con una mínima dignidad, por lo que la ayuda va a ser necesaria para ellos, aun cuando algunos de éstos no lo merezcan por haber sido poco previsores y mal gastadores de sus ingresos.

El ahorro previsional en las AFP, por lo tanto, no es la única fuente de ingre­sos para cuando no tenga trabajo remunerado. El más común de los otros patrimonios que contribuye a este fin, es sin duda la vivienda propia, la que históricamente ha sido usada para compensar ingresos de las pensiones, mediante distintas fórmulas.

Teniendo lo anterior en consideración, el objetivo primordial de un sistema de pensiones debiera ser facilitar a las personas a que puedan acumular el patrimonio suficiente en ahorro previsional, en vivienda y en otros activos, para que de la renta, amortización y venta de éstos pueda mantener un nivel vida similar al que tenían mientras trabajaban.

Si bien la forma en que cada persona incrementa su patrimonio debiera ser una decisión personal, en el cual el Estado no debiera intervenir, si es conveniente que lo haga, como lo hace a través del ahorro obligatorio previsional, para evitar un mayor problema social debido a que la mayoría de las personas prefiere consumir en el presente en vez de ahorrar para el futuro.

No obstante, el Estado no está facilitando a que las personas optimicen su forma de acumular patrimonio. Por el contrario, en el sistema de pensiones actual, las personas por una parte ahorran obligadas en las AFP, y por otra contraen créditos hipotecarios para comprar sus viviendas, donde pagan tasas de interés más altas de las que ganan sus ahorros en la AFP.

Esta forma de acumular patrimonio no sólo es ineficiente y onerosa, sino que también riesgosa, ya que en la práctica las personas se están endeudando para ahorrar en sus fondos previsionales, los cuales no están libres de riesgos de pérdidas importantes, como ya ha ocurrido y puede volver a ocurrir.

La idea de utilizar los ahorros previsionales para comprar viviendas no es nueva. Siendo bastante atractiva no ha prosperado entre otras por las siguientes razones:

1)  Al usar los fondos para pagar la vivienda, el nivel de ahorro mensual podría disminuir, afectando al ritmo de crecimiento del patrimonio.

2)  Al usar fondos que no han tributado en la compra de vivienda, se presenta un problema tributario que, si se paga el tributo en ese momento sería muy oneroso, y si se posterga sería muy difícil controlar.

3)  Las viviendas podrían ser vendidas antes de cumplir el propósito previsional.

4)  La administración podría ser compleja y cara, lo que anularía su beneficio.

5)  Influyentes grupos de interés se verían afectados por esta idea.

La presente propuesta, que retoma esta vieja idea, no sólo resuelve los puntos anteriores, sino que también permite optimizar la administración de los ahorros y créditos de largo plazo haciendo uso de un nuevo instrumento financiero de ahorro y crédito integrado de largo plazo, cuya licencia se ofrece en forma gratuita, el cual tiene múltiples ventajas, no sólo para el sistema de pensiones, sino que también para el sistema financiero en general.

Este nuevo instrumento financiero llamado SCIAC, que significa Sistema de Cuentas Integradas de Ahorro y Crédito, que ha sido patentado en USA y Japón, que se caracteriza por ser muy simple, flexible y de bajo costo, es el resultado de una investigación de muchos años, sobre los problemas de los instrumentos financieros de largo plazo existentes, los cuales en todos los países periódicamente hacen crisis.

La licencia de esta nueva tecnología financiera se otorga en forma gratuita para las cuentas de los afiliados y las cuentas de contraparte de las instituciones financieras del sistema de pensiones; como también para las cuentas de los organismos del Estado y de las instituciones financieras y sociales que no persiguen fines de lucro.

Para entender las ventajas del instrumento SCIAC, hay que saber que existen dos tipos de diseños de cuentas para registrar ahorros y/o créditos, que son:

1)  Las cuentas para una operación principal, que se debe pagar en un plazo determinado mediante una o más operaciones de pago de intereses, amortizaciones y comisiones (Close-End). Ejemplos de estas cuentas son los bonos, los mutuos hipotecarios, las letras de crédito y los pagaré; y por otra parte están…

2)  Las cuentas que integran varias operaciones, que no tienen plazo de pago fijo, pero que están sujeta a ciertas condiciones pago (Open-End). Ejemplos de estas cuentas son las líneas de crédito asociadas a la cuenta corriente, las tarjetas de crédito, los fondos mutuos y las libretas de ahorro.

Los instrumentos de cuentas integradas son más modernos que los instrumentos de cuentas para una operación principal; en general son más simples y flexibles para operar con ellas, como también de menor costo de operación por transacción, comparado con los de cuentas de operación principal, que son más complejos y rígidos para operar con ellas, como también de mayor costo de operación.

En la práctica cuando un instrumento de cuenta integrada se introduce en un segmento de mercado en el que se ha estado usando uno de cuenta de operación principal, este último es desplazado, como fue el caso de la tarjeta de crédito con la letra de cambio.

Los instrumentos financieros básicos de largo y mediano plazo existentes son todos de cuentas de operación principal; los fondos mutuos que podrían ser la excepción no son instrumentos básicos, sino agregados, ya que ellos administran paquetes de instrumentos básicos y también de instrumentos agregados.

La complejidad de la administración de los instrumentos de renta fija de largo plazo es conocida, ejemplo de ello son:

1)  Las estructuras de paquetes securitizados que se deben armar para refinanciar los créditos hipotecarios, como fueron las subprime que colapsaron en USA el 2008.

2)  El gran volumen y variedad de instrumentos de renta fija que se deben administrar, que en el caso de las AFP son más de 30.000, que se valorizan indirectamente todos los días, debido a que son pocos los se transan en el mercado de capitales.

La pregunta que surge entonces es ¿por qué no existen instrumentos de cuentas integradas para el largo y mediano plazo?

La respuesta ha sido: porque las cuentas integradas requieren que todas las operacio­nes que se funden en un solo saldo, sean tratadas con una sola tasa de interés común, que se pueda ajustar al mercado con rapidez; razón por lo que todos los sistemas de cuentas integradas de ahorro y de crédito son de tasas variables, que pueden ser cambiadas en periodos cortos, lo que hace que todos estos instrumentos sean de corto plazo, y por ende no sirvan para el largo y mediano plazo, dejando que los instru­mentos de cuentas de operación principal continúen siendo los únicos en esos segmentos.

Pero el problema de no poder integrar en una cuenta operaciones realizadas a distintas tasas fijas de largo plazo, sí tiene una solución matemática financiera, que no sólo es perfecta, sino que también extremadamente simple, ya que se basa en la más fácil de los métodos de amortización que es el de amortización porcentual, que consiste en amortizar siempre un porcentaje fijo del saldo insoluto. En base a esta solución financiera se diseñó el SCIAC, cuyo método y sistema fue patentado en USA y Japón.

Este instrumento SCIAC por consiguiente tiene todos los atributos para desplazar a los instrumentos de cuenta de operación existentes, para gran beneficio de los sistemas de pensiones y el sistema financiero en general.

El uso de la metodología del instrumento SCIAC no sólo será útil para esta propuesta de mejora al sistema de pensiones, sino que también para simplificar la administración de las carteras de instrumentos de renta fija de las AFP.

SCIAC además integra en un solo instrumento ahorros y crédito de largo, mediano y corto plazo a través de planes. También como Tarjeta sirve como medio de pago para comprar y vender toda clase de valores. Sus aplicaciones por lo tanto son variadas, interesantes y novedosas tanto para personas, empresas e instituciones; las que se pueden conocer en la web a través de este link: http://goo.gl/yCaUhS

6